Compartir  Versión para impresora  correo electronico

¿Qué es un pronóstico financiero?

Contenido producido por Visa


El pronóstico financiero lo ayuda a predecir el costo de sus productos y servicios, la cantidad de ingresos por ventas y las ganancias que puede anticipar. Si su negocio todavía no opera comercialmente, el pronóstico financiero le explicará cuánto dinero deberá invertir o pedir en préstamo.

Obviamente, el pronóstico financiero depende del tipo de negocio. Es decir, si es un negocio minorista, una empresa de servicios, de fabricación, una empresa mayorista o una empresa de desarrollo de proyectos (similar a un negocio de rehabilitación de bienes raíces en el que trabaja en una casa por vez).

 

Los antecedentes financieros son muy útiles

Hacer el pronóstico siempre resulta más sencillo si hace tiempo que está en el negocio, porque ya cuenta con meses (o años) de ingresos y gastos reales en los que podrá basar los pronósticos. Si no tiene antecedentes, esta sección puede resultarle útil para empezar.

No se sienta intimidado. El pronóstico financiero no es tan difícil. Se trata de realizar predicciones fundamentadas sobre cuánto dinero ingresará a su empresa y cuánto dinero deberá gastar. Luego, usará estas estimaciones para calcular cómo y cuándo su negocio será rentable.

A continuación le presentamos las proyecciones financieras que debe hacer:

ANÁLISIS DEL PUNTO DE EQUILIBRIO

Este análisis le indica cuántos ingresos necesitará por semana o por mes para cubrir los gastos. Para calcularlo, necesita hacer dos estimaciones:

  • Los costos fijos. También llamados gastos generales, estos costos generalmente incluyen alquileres, seguros y otros gastos fijos habituales. (El pago de préstamos y los costos que paga por los bienes que revenderá no son costos fijos).
  • El porcentaje de ganancia bruta. Comience con su ganancia bruta: el monto que queda después de deducir los costos directos por cada venta. Por ejemplo, si pagó $150 por una bicicleta y la vendió a $250, su ganancia bruta es de $100. A fin de determinar el porcentaje de ganancia bruta, dividirá la ganancia por el precio de venta que, en este caso, dará un resultado del 40% ($100/250).

Para calcular el punto de equilibrio, dividirá los gastos generales mensuales por el porcentaje de ganancia (como decimal). Por ejemplo, si su tienda de bicicletas tiene gastos fijos mensuales de $4.000, y un porcentaje de ganancia de 40%, entonces necesitará ventas por un monto de $10.000 por mes para lograr el punto de equilibrio ($4.000 dividido por 0,40). En el caso de la tienda de bicicletas, si usted vendiera las bicicletas a $250 cada una, debería vender 40 por mes para alcanzar el punto de equilibrio. Si la cantidad es menor a sus ingresos por ventas anticipados, entonces estará experimentando una pérdida y deberá reducir los gastos o aumentar las ventas para alcanzar el punto de equilibrio.

EL PRONÓSTICO DE GANANCIAS Y PÉRDIDAS

En su Pronóstico de Ganancias y Pérdidas (o G y P), refina las estimaciones de ventas y gastos que usó para el análisis del punto de equilibrio a fin de obtener una proyección formal, mes por mes, de las ganancias que tendrá su empresa en uno o dos años de funcionamiento. Básicamente, es una hoja de cálculo que detalla los gastos y los ingresos previstos mes a mes.

PROYECCIÓN DE FLUJO DE CAJA

La proyección de flujo de caja se concentra en las operaciones diarias e intenta predecir si la empresa podrá sobrevivir a los tiempos de transición en los que deba pagar sus cuentas, pero no genere ingresos. Por ejemplo, el flujo de caja para los primeros meses de un negocio suele ser negativo. Para poder continuar, es posible que deba pedir dinero prestado durante ese período. Las proyecciones de flujo de caja son útiles para todos los negocios, pero resultan de particular ayuda si todavía no ha iniciado las actividades comerciales.

Para hacer su proyección de flujo de caja, deberá elaborar un plan de gastos, y establecer los artículos que necesita comprar para su empresa y los gastos que deberá pagar. Después deberá ingresar estas cantidades en una hoja de cálculo, junto con la información obtenida en su proyección de ganancias y pérdidas. Deberá determinar y agregar detalles tales como si venderá a crédito y el plazo de pago; por ejemplo, otorga 90 días para pagar una factura (90 días netos). De este modo sabrá cuándo esperar los pagos.

¿QUÉ SON LOS COEFICIENTES Y POR QUÉ SON IMPORTANTES?

Los informes y los pronósticos son muy útiles, pero no le indican si su negocio está funcionando bien en relación con otros negocios de la industria. Por ejemplo, ¿es favorable o desfavorable que las deudas totales de su salón de belleza sea igual al total de su activo? Dado que las empresas se establecen en diferentes formas y dimensiones, la mejor manera de hacer comparaciones es mediante el uso de coeficiente: comparaciones de diferentes elementos de su balance.

Coeficientes: El desafío

El desafío de los coeficientes es que resulta necesario que exista algún estándar. Si usted descubre que el agua que sale de la canilla es marrón y hace revisar el tanque y le informan que tiene magnesio a 47 partes por millón, no entenderá lo que eso significa hasta que lo compare con un estándar. Lo mismo sucede con los coeficientes.

Los coeficientes suelen expresarse en porcentajes (generalmente x dividido y), o sencillamente “x:y”.  Al final de cada período contable, deberá revisar y calcular algunos coeficientes. Le recomendamos utilizar cuatro coeficientes de referencia:

COEFICIENTE DE LIQUIDEZ (TAMBIÉN CONOCIDO COMO “PRUEBA ÁCIDA”)

Este coeficiente mide cuán preparado está su negocio para saldar deudas a corto plazo (o, como suele decirse a veces, el tamaño de su “colchón”). Se define dividiendo el activo corriente por el pasivo corriente. Por ejemplo, si el total de su activo es $100.000 y el total de su pasivo corriente, $50.000, la liquidez será un coeficiente favorable de 2 (o 2:1). (Es decir, tiene un total de $2,00 de activo corriente por cada $1,00 de deuda corriente). Si pagó $40.000 del pasivo corriente, de modo que su activo corriente es ahora de $60.000 y su pasivo corriente de $10.000, su coeficiente de liquidez subiría a 6 (o 6:1). Si, por el contrario, tuviera $50.000 en activos y $100.000 en deudas, tendría un índice desfavorable de 0,5 o 1:2).

COEFICIENTE DE LIQUIDEZ SECA

Al igual que el coeficiente de liquidez, el índice de liquidez seca mide la capacidad que tiene su empresa de pagar las deudas pendientes. La diferencia es que el coeficiente de liquidez seca analiza la cantidad de dinero en efectivo (o los activos que pueden convertirse rápidamente en efectivo) que puede usarse para pagar dichas deudas. Así, define el coeficiente de liquidez seca restando el inventario de su activo corriente y luego dividiendo el resultado por el pasivo corriente. (Resta el inventario porque éste no puede convertirse rápidamente en dinero en efectivo). Por lo tanto, si tuviera un activo corriente de $100.000, un pasivo corriente de $50.000 y un inventario de $50.000, el coeficiente de liquidez seca se expresaría favorablemente como 1 (o 1:1).

COEFICIENTE DE ENDEUDAMIENTO

Este coeficiente se calcula dividiendo el total de las deudas (pasivo) por el total del patrimonio neto de la empresa. Este coeficiente mide el riesgo para los acreedores actuales y futuros: cuanto más alto el coeficiente, mayor el riesgo para la empresa (y para un acreedor). Idealmente, las deudas de su empresa no deberían exceder la cantidad de dinero invertida en ella. Por ejemplo, si todas las deudas de su empresa alcanzan un monto de $110.000 y su patrimonio neto es $95.000, su coeficiente de endeudamiento es de 1,157. Si ese coeficiente se elevara significativamente, por ejemplo, si las deudas aumentaran a $250.000, lo que subiría el coeficiente a 2,63, se interpretaría como una señal de que su empresa podría estar en problemas (o podría llegar a estarlo), y se debería abstener de incurrir en más deudas.

RENTABILIDAD DEL PATRIMONIO NETO

Además de los cuatro coeficientes anteriores, el coeficiente de rentabilidad también puede serle útil. Este es el cálculo que más interesa a la mayoría de los propietarios de empresas porque indica claramente cuánto de cada peso en ventas se convierte finalmente en ganancia. Es un porcentaje que se calcula dividiendo los ingresos netos de cualquier período por las ventas netas del mismo período. Es decir, el coeficiente le indica qué cantidad de sus ganancias se está destinando a pagar gastos. Por ejemplo, si su tienda de electrodomésticos obtuvo ingresos netos de $100.000 por ventas de $1 millón durante los últimos doce meses, su coeficiente de rentabilidad es de 10%.

Copyright © Visa Inc. Todos los Derechos Reservados

 Compartir  Versión para impresora  correo electronico
Calificaciones (3) General  
  • Actualmente 5.0/5 Estrellas.
If you are a human, do not fill in this field.
Haz clic en las estrellas para calificar este artículo.