Principal  >  Generalidades de la relación laboral
 Compartir  Versión para impresora  correo electronico

Generalidades de la relación laboral

Contenido generado por la Secretaría de Economía o algun órgano desconcentrado del sector


El crecimiento de las actividades económicas de su negocio en ocasiones representa el reto de contratar personal para realizar sus operaciones cotidianas. Es importante que tenga claro antes de iniciar la contratación qué es una relación laboral y cuáles  responsabilidades conlleva, cuáles son sus elementos y fines, así como reconocer cuándo se está frente a una relación laboral y cuando no. 

 

 

¿Cuándo surge una relación laboral?

Los trabajadores que desarrollen actividades para usted o para su negocio, estando bajo su dirección y dependencia tienen una relación laboral con usted o con la empresa que representa, aunque no exista  un documento o contrato que así lo señale. Una relación laboral conlleva responsabilidades y obligaciones que los patrones deben cumplir.

 

En materia laboral se presume la existencia de un contrato y relación de trabajo entre aquel que presta un servicio y quien lo recibe. El patrón, por el hecho de asumir tal carácter dentro de una relación de trabajo, tiene que cumplir con obligaciones laborales, fiscales (ver M3-F10) y de seguridad social.

 

¿Qué documentos tengo que elaborar y conservar como patrón?

El patrón está obligado a elaborar y conservar los siguientes documentos:

 

Contratos individuales de trabajo que se celebren, cuando no exista contrato colectivo o contrato Ley aplicable (ver ficha M2-F02).

Listas de raya o nómina de personal, cuando se lleven en el centro de trabajo; o recibos de pagos de salarios (ver ficha M2-F14).

Controles de asistencia, cuando se lleven en el centro de trabajo.

Comprobantes de pagos de participación de utilidades, de vacaciones, de aguinaldos, así como primas (ver ficha M2-F05 y M3-F10).

Cumplir con sus obligaciones en materia de seguridad social (ver ficha M2-F14).

Cumplir con las obligaciones derivadas de las normas fiscales vigentes tales como hacer retenciones de impuesto sobre la renta, proporcionar constancias de pagos y retenciones efectuadas, cálculo del impuesto sobre la renta anual de sus trabajadores, entre otras.(ver M3-F10)

 

Estos documentos deben conservarse mientras dure la relación laboral y hasta un año después de que esta haya terminado según la Ley Federal del Trabajo. Sin embargo, la Ley del Seguro Social estipula que deben conservarse por cinco años, por lo cual es recomendable ajustarse a dicho término.

 

El patrón no sólo debe tener y conservar dichos documentos sino que además es responsable de tener un control sobre la fecha de ingreso del trabajador, la antigüedad, las faltas de asistencia, avisos o notificaciones hechas, duración de la jornada de trabajo, días de vacaciones, monto del salario, actas administrativas, entre otros.

 

¿Existe una relación laboral con todas las personas físicas que trabajen con mi empresa?

 

No. La relación laboral tiene tres elementos esenciales:

 

Un trabajador brinda servicio material, intelectual o de ambos tipos de forma personal, es decir, por sí mismo y no mediante otra persona.

Existe el pago de una remuneración por concepto de salario, lo que determina la dependencia económica del trabajador hacia el patrón.

Está presente la subordinación de un empleado a su patrón.

 

Es importante considerar que la subordinación implica:

Que el patrón se encuentra en todo momento en posibilidad de disponer del esfuerzo físico, mental o de ambos géneros, del trabajador según la relación convenida.

Que exista por parte del patrón un poder jurídico de mando correlativo a un deber de obediencia por parte de quien presta el servicio.

Que la relación de subordinación sea permanente durante la jornada de trabajo.

Que el trabajador esté bajo la dirección del patrón o su representante.

 

En resumen, en la relación laboral debe apreciarse de manera certera la existencia de subordinación del trabajador para la prestación de los servicios, el acatamiento de órdenes y dependencia económica y adicionalmente otros elementos como son: la categoría, el salario, el horario, condiciones de descanso del séptimo día y de vacaciones, entre otras.

 

Para acreditar la relación de trabajo debe ser posible poder indicar cuándo surgió la obligación del trabajador de realizar el servicio bajo la dirección y dependencia del patrón, cuál es el horario en que el patrón disponía de la fuerza de trabajo o en qué lugar se desarrolló el trabajo, así como el salario que le era entregado al trabajador por sus servicios.

 

¿Qué elementos distinguen la prestación de servicios de una relación laboral?

 

En su empresa puede haber prestadores de servicios los cuales pueden tener o no un reconocimiento de validez de estudios profesionales o técnicos, con los que no hay una relación laboral. Se diferencia de la misma por sus elementos propios:

La persona que brinda el servicio es profesionista, técnica o conocedora del arte u oficio que se le encarga.

El servicio lo presta con sus propios medios, aunque puede haber excepciones.

El servicio se determina de forma clara.

El prestador cuenta con libertad para realizarlo tanto en su aspecto de temporalidad como en el aspecto profesional propiamente dicho. Es decir, no se da una instrucción de cómo hacer el trabajo ni se fija un horario determinado para hacerlo.

 

¿Es necesario que exista contrato de trabajo para considerar que hay una relación laboral?

No. La relación laboral existe aunque no exista un contrato de trabajo que lo señale, esta nace desde que inicia la prestación del servicio. En el contrato se formalizan las condiciones de la relación laboral, tales como salario, jornada de trabajo, prestaciones, entre otras. La inexistencia de un contrato no libera al patrón de sus obligaciones ni priva al trabajador de sus derechos.

 

 

¿Qué personas participan en las relaciones laborales y a qué se encuentran obligados?

 

Generalmente se involucran el patrón y el trabajador. En algunos casos pueden participar también uno o varios sindicatos.

 

El trabajador es la persona física que presta a otra u otras personas físicas o morales, un trabajo personal subordinado y remunerado, que puede ser por tiempo determinado, por obra determinada o por tiempo indeterminado (ver ficha M2-F06). Debe prestar el servicio de acuerdo a lo acordado con el patrón y evitar conductas que pueden llevar al fin de la relación laboral como engaños, actos de violencia, presentarse en estado de embriaguez, entre otros (ver ficha M2-F08).

 

Patrón es la persona física o moral que utiliza los servicios de uno o varios trabajadores. Se encuentra obligado al pago de un salario al trabajador. Deberá brindarle las condiciones que la ley establece como prestaciones mínimas (ver ficha M2-F05) y aquellas que correspondan en materia de seguridad social (ver fichas M2-F13 y M2-F14). Es el responsable de mantener todos los documentos referentes a la relación laboral.

 

El patrón puede delegar a un intermediario para que se encargue de la contratación. Por ejemplo, para la etapa de reclutamiento, selección e ingreso del trabajador, lo cual no implica que el patrón se exonere de su responsabilidad como tal, ya que el intermediario obliga al patrón como si actuara el mismo. Sin embargo, también puede contratar a su personal por medio de otra empresa (ver ficha M2-F04).

 

El patrón puede realizar obras o servicios en forma exclusiva o principal para otros y no contar con los elementos suficientes para cumplir con sus obligaciones con sus trabajadores. En estos casos, quienes reciban estos servicios serán solidariamente responsables de todas las obligaciones contraídas por el patrón con los trabajadores.

 

¿Existe un límite para la contratación en el caso de extranjeros?

 

En toda empresa o establecimiento el patrón debe emplear un 90% de trabajadores mexicanos por lo menos.

En el caso de los puestos técnicos y profesionales, los trabajadores deberán ser mexicanos, salvo que no los haya en una especialidad determinada. En este caso el patrón podrá emplear temporalmente a trabajadores extranjeros en una proporción no mayor de 10% de los de la especialidad.

Los médicos al servicio de las empresas deberán ser mexicanos.

Los directores, administradores y gerentes generales podrán ser extranjeros.

 

 

¿Qué límites existen para pactar las condiciones de trabajo con los trabajadores?

 

Las condiciones de trabajo en ningún caso podrán ser inferiores a las establecidas en la Ley Federal del Trabajo (ver ficha M2-F05).

Los beneficios deben ser iguales si se realizan trabajos iguales.

No se puede realizar distinción laboral por motivo de raza, nacionalidad, sexo, edad, credo religioso o doctrina política. Existen excepciones en los casos que menciona la  Ley, que se refiere específicamente a la mujer con motivo de la maternidad y menores trabajadores (entre catorce y dieciséis años), quienes tienen una protección especial (ver fichas M2-F02 y M2-F05).

Se deben garantizar al trabajador sus derechos en materia de seguridad social (ver ficha M2-F14).  

 

¿Qué beneficios obtengo al conocer los elementos generales de las relaciones laborales?

Conocer las responsabilidades que implica tener relaciones laborales brinda beneficios al patrón y al trabajador:

 

Cumplimiento de obligaciones producto de la relación.

Certeza para el trabajador en el respeto a sus derechos.

Claridad para el patrón en el cuidado de sus obligaciones.

Estabilidad laboral dentro del negocio.

Percepción positiva de su negocio ante sus diferentes audiencias.

Tener elementos de defensa ante una controversia laboral.

 

 

¿Qué debo hacer para identificar el tipo de relación laboral o de prestación de servicios?

 

En su empresa usted debe identificar si se trata de una relación laboral o de una prestación de un servicio.

En ambos casos debe elaborar un contrato que detalle la relación:

Si es una relación laboral es preciso indicar: salario, jornada de trabajo, servicio a prestar, prestaciones, etc. (ver ficha M2-F02)

Si por el contrario, se trata de una prestación de servicio es conveniente señalar: el servicio a contratar, el precio del servicio, lugar de la prestación del servicio, vigencia, entre otros.

Debe conservar los originales de los contratos.

Expida comprobantes de todos los pagos que realice ya sea al trabajador o al prestador del servicio.

En ambos casos, es conveniente que solicite asesoría de un profesional del derecho que pueda orientarle con mayor precisión.

Mantenga un expediente actualizado de cada uno de sus empleados.

 

 

 

¿Cuáles serían los pasos a seguir en mi empresa o negocio para administrar el personal y los servicios prestados por terceros?

Determine los elementos esenciales de la relación, preguntándose si las actividades que realizará la persona que pretende contratar ¿las realizará de forma personal o requerirá de la asistencia de otras personas? ¿se sujetará a las instrucciones que usted le indique o libremente decidirá la forma más conveniente de hacerlo? ¿Usted podrá disponer todo el tiempo del trabajador? ¿Existirá un deber de obediencia por parte del colaborador? ¿El colaborador será supervisado todo el tiempo que preste su servicio? ¿Se fijará un horario obligatorio y un lugar fijo de trabajo que deba cumplir? ¿Se brindará capacitación en la forma de prestarlo? ¿Se pagará un salario? ¿Se le darán prestaciones mínimas? Si las respuestas son afirmativas se trata de una relación de trabajo. Por otro lado, si el servicio puede ser prestado de forma libre, sin un horario y sin una instrucción de cómo hacerlo se estará frente a una prestación de servicios.

Elabore un contrato con una descripción detallada del servicio y de todas las condiciones de la relación. Este contrato debe ser firmado por ambas partes y lo debe conservar incluso hasta después de terminada la relación.

Tenga en cuenta que cuando realice un pago por concepto de sueldo o salario, debe expedir comprobantes (ver tema fiscal) que especifiquen los conceptos de pago y las deducciones aplicadas. Igualmente para todos los pagos relacionados con prestaciones mínimas y cumplimiento de obligaciones en materia de seguridad social en el caso de trabajadores.

Le será de gran ayuda contar con un proceso interno para la administración de expedientes del personal contratado. Al momento de contratar un trabajador se le debe abrir un expediente, donde debe incluirse toda su documentación, contrato y comprobantes de pago.

Busque asesoría en materia de administración de personal, capacitación de personal, planeación de recursos humanos y mejores prácticas en materia laboral (ver ficha M2-F19).

 

 

 

 

Ejemplificación:

 

Andrea contrató un contador para que la apoyara con la contabilidad de su negocio. El contador iba una vez al mes a su taller y tenían comunicación de forma esporádica. El contador prestaba sus servicios de forma independiente a Andrea y a cambio recibía un pago de honorarios. Debido a que en este caso no se trataba de una relación laboral, ambos firmaron un contrato de prestación de servicios profesionales.

 

Josué fue contratado por Andrea como carpintero, para trabajar en la elaboración de mesas de comedor. Andrea instruía constantemente a Josué sobre la forma cómo debía hacer las mesas y el horario que este tenía que cumplir. El contador orientó a Andrea explicándole que existía una relación laboral con el carpintero y sugirió asesorarse con un abogado. El abogado la asesoró y le comentó que era necesario firmar un contrato de trabajo con Josué y cumplir con sus obligaciones como patrón.

 

 

Referencias:

 

Buen Lozano, N (1997).  Instituciones de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social.  México, IIJ-UNAM.  Recuperado el 19 de julio de 2012:  http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=139

 

México. Ley Federal del Trabajo. (1970, 1 de abril) Artículos 15, 16, 21, 784, 804 Recuperada el 20 de julio de 2012 de: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/125.pdf

 

López Medrano,Hugo Eric.(s.d)  El Derecho del Trabajo en México: Presente y futuro de las relaciones laborales de carácter individual.  Recuperado el 19 de julio de:

http://www.rivistadirittoeprocesso.eu/articoli/uploads/Medrano_2010.pdf

 

Sánchez- Castañeda, A(2006).  Las transformaciones del Derecho del Trabajo.  México, IIJ-UNAM.  Recuperado el 19 de julio de 2012 de: http://www.bibliojuridica.org/libros/libro.htm?l=2248

 

México. [J]; 9a. Época; T.C.C.; S.J.F. y su Gaceta; III, Enero de 1996; Pág. 197 recuperado el 24 de julio dehttp://ius.scjn.gob.mx/paginas/externas/detalle.aspx?id=203531

 

México. [TA]; 8a. Época; T.C.C.; S.J.F.; VII, Mayo de 1991; Pág. 174 recuperado el 24 de julio de 2012 dehttp://ius.scjn.gob.mx/paginas/externas/detalle.aspx?id=222882

Derechos Reservados © Secretaria de Económia - México
 Compartir  Versión para impresora  correo electronico
Calificaciones (0)
If you are a human, do not fill in this field.
Haz clic en las estrellas para calificar este artículo.
  

Nomina para PYMES

 

Comentarios