Principal  > Diversas formas de financiamiento
 Compartir  Versión para impresora  correo electronico

Diversas formas de financiamiento

Contenido presentado por Nacional Financiera


La estructura de capital de una empresa

Una empresa se puede financiar con dinero propio (capital accionario) o con dinero prestado (pasivos). La proporción entre una y otra cantidad es lo que se conoce como estructura de capital o financiamiento.

En los pasivos se incluyen: cuentas por pagar, proveedores, créditos bancarios e impuestos por pagar, entre otros.

El capital accionario se forma con las aportaciones de los socios y las utilidades no repartidas, principalmente. En el dinero de los socios, se incluye tu dinero y el de otros socios, en su caso.

Para calcular la estructura de capital de un negocio, basta con estimar el porcentaje que el capital accionario y los pasivos representan del valor de la empresa. Para conocer estas cifras se debe recurrir a la información contable de nuestros estados financieros. El valor de la empresa será el total del activo; el total de las deudas es el pasivo, en tanto que el capital propio es el capital contable.

Elementos por considerar en la elección de una estructura de capital

Resulta imposible señalar una "receta" exacta de cuánto conviene endeudarse. Cada empresa debe decidirlo para su caso particular. Sin embargo, es posible definir algunos aspectos que debemos considerar a la hora de elegir una estructura de capital para nuestra empresa. A continuación, se presentan esos aspectos muy importantes al plantear una solicitud de crédito, ya que los bancos los consideran para otorgar financiamiento:

a) La capacidad de pago de la empresa: este punto se refiere a qué tan solvente es la empresa. Obviamente, sí una empresa es muy solvente, su capacidad de pago será mayor y es posible que le presten dinero más fácilmente que a una empresa que sea poco solvente.

b) La cantidad de deudas anteriores: una empresa que ya está muy endeudada, difícilmente podrá conseguir préstamos adicionales, por el riesgo que representaría para el acreedor. Este aspecto está íntimamente ligado con la solvencia de la empresa, pero merece mención aparte por relacionarse también con cambios en la estructura de capital. Si una empresa se endeuda en exceso puede poner en peligro su capacidad de pago; recordemos que, al aumentar el endeudamiento de una empresa, se asigna más dinero para el pago de intereses. Sí sobreviene un problema en ventas o cobros de la empresa, podemos enfrentar un grave problema de insolvencia.

c) Las garantías que pueda ofrecer: sí puedo ofrecer garantías para el crédito, es más fácil conseguir un crédito. Entre las garantías más comunes se encuentran: terrenos, edificaciones, maquinaria, etcétera.

d) Las experiencias previas como deudor: sí la empresa ha sido puntual en la liquidación de anteriores adeudos, los acreedores considerarán esto en favor del posible otorgamiento de futuros créditos, ya que la imagen que tendrán de la empresa será favorable. Si una empresa incurre en incumplimiento o atraso en sus pagos con los acreedores, perjudicará gravemente su historial crediticio. De ocurrir esto, pueden pasar años para restaurar la confianza de los acreedores.

e) El riesgo del proyecto en que se va a invertir : sí los recursos se van a invertir en un proyecto riesgoso, es recomendable endeudarse poco. Un proyecto riesgoso, financieramente hablando, es aquél cuyas utilidades esperadas pueden fluctuar mucho. Por ejemplo, supongamos que nuestra empresa se dedica a hacer bolsas de plástico. La materia prima es el polietileno, producto derivado del petróleo. Si el precio internacional del petróleo está fluctuando mucho, entonces los costos de elaboración de las bolsas estarán sujetos a dichos movimientos. Si La empresa, en estas condiciones, pide un crédito, debe analizar varios escenarios de costos para no enfrentar problemas en su flujo de efectivo.

f) Plazo de las aplicaciones de los fondos: sí deseamos conseguir recursos para la compra de materias primas, deberemos conseguir esos fondos a un plazo menor que si los necesito para comprar una bodega. Debe haber coincidencia entre los plazos de financiamiento y la inversión de los fondos. Para inversiones de activos fijos (de largo plazo), puede ser conveniente obtener un crédito a largo plazo o financiarlo con acciones, que se recomiendan también para inversiones de largo plazo: En cambio, para financiar compras de materias primas, es conveniente recurrir a créditos de corto plazo.

Todos los Derechos Reservados © 2016 Nacional Financiera, S.N.C
 Compartir  Versión para impresora  correo electronico
Calificaciones (0)
If you are a human, do not fill in this field.
Haz clic en las estrellas para calificar este artículo.
  

 

Comentarios