Principal  > Inconformidades con la reparación en el seguro de automóviles
 Compartir  Versión para impresora  correo electronico

Inconformidades con la reparación en el seguro de automóviles

Contenido generado por la CONDUSEF

¡Para tener protegido a tu coche, compra un seguro! No hay vuelta de hoja, es la mejor manera de vivir tranquilo, pues si tienes un percance y tu auto sale dañado, la aseguradora te responde; si, desgraciadamente, hubo accidentados, el seguro te protege.

¿Qué puede cubrir un seguro de automóviles?

  1. Reparación o pago de daños materiales del vehículo por colisiones o vuelcos.
  2. Rotura de cristales, parabrisas, aletas y medallón.
  3. Daños durante la transportación del vehículo.
  4. Robo total del coche; pero, si lo recuperan en el plazo estipulado en la póliza, te cubre los gastos de la reparación.
  5. Responsabilidad civil en general. Paga los daños a las propiedades de terceras personas y lesiones corporales o la muerte que pudiese causar el vehículo asegurado.
  6. Gastos médicos a los ocupantes que viajen en tu vehículo asegurado; incluye hospitalización, atención médica y ambulancia. En caso de fallecimiento cubre los gastos funerales.
  7. Asistencia legal y fianza garantizada. Es decir, te da protección jurídica, tramita tu libertad condicional durante el juicio, gestiona la liberación del vehículo y realiza los pagos de gastos excepto las multas administrativas.

¿Qué garantía tengo de que mi vehículo va a ser bien reparado?

Ninguna. El contrato de seguro no especifica cómo se va a hacer la reparación; tampoco hace mención de la garantía por mano de obra, partes y componentes, por lo que en la práctica las aseguradoras aplican políticas que varían de una a otra.

Nota: Muchas aseguradoras establecen convenios de parapeto con las agencias automotrices, y aunque lleves a reparar tu vehículo a una, quienes hacen el trabajo es personal subcontratado, por lo que la mano de obra no cumple con buenos niveles de calificación, no existe la obligación de sustituirlas las refacciones por piezas nuevas originales; pueden utilizar piezas nuevas de menor calidad o reconstruidas.

¿Cómo se calcula el costo del seguro que me conviene?

Las aseguradoras tienen diferentes políticas para fijar el deducible de las coberturas por robo y daños materiales con base en un avalúo del vehículo, en su valor comercial, o valor factura, y el deducible es un porcentaje de la cantidad asegurada, y se aplica así:

Si el importe de la reparación del vehículo es inferior al contratado, tú cubrirás el costo total, pero, si es superior, tú debes pagar el deducible, pero la aseguradora cubrirá la diferencia hasta por la suma asegurada.

¿Cuáles son las reclamaciones más comunes contra las aseguradoras?

  • Las refacciones utilizadas no son originales y son de menor costo y calidad o usadas;
  • La hojalatería y pintura fueron de pésima calidad;
  • Se niegan a pagar los daños mecánicos causados por el siniestro, argumentando que son el resultado del desgaste natural o por otros siniestros;
  • Se rehúsan a pagar los daños causados por impericia o negligencia de los mecánicos, también argumentando que es el desgaste natural;
  • La reparación de los daños fue incompleta, pues quedan desperfectos funcionales, como puertas desajustadas, chasis descuadrado, etcétera, que se advierten tiempo después.

¿Qué debo hacer cuando tenga un percance con mi auto?

*Avisar a la aseguradora inmediatamente.
*Seguir las indicaciones del ajustador.
*Abstenerme de hacer arreglos sin consultar al ajustador o a la aseguradora.
*Informar del percance a las autoridades competentes.
*No abandonar el lugar del accidente, salvo causas de fuerza mayor.
*Declarar la verdad de los hechos.

 

Toma las siguientes precauciones

No firmes la solicitud del seguro en blanco.

Verifica en la póliza que la suma asegurada sea la que concertaron, así como la cobertura, la vigencia, el monto del deducible y las exclusiones.

Antes de que contrates la póliza, verifica que la aseguradora se comprometa con respecto al tiempo de entrega de los vehículos reparados en los talleres subcontratados.

En caso de que estés inconforme con la evaluación de los daños, puedes nombrar un perito valuador.

No firmes el volante de admisión si no estás convencido de que están reportados todos los daños.

Revisa cuidadosamente tu vehículo al entregarlo y al recibirlo.

Si no estás de acuerdo, exige a la compañía que se haga responsable de la negligencia o impericia de los mecánicos.

Pregunta sobre la garantía que la agencia o el taller otorga para las refacciones y demás componentes de la reparación.

Lee con cuidado varias veces la póliza, pues si el contenido o las modificaciones no coinciden con la oferta deberás solicitar que se apliquen.


 


Detallitos de mucho peso

* No le compres a cualquier persona un seguro, verificar que tenga una credencial que lo identifique como empleado de la institución de seguros.

* Busca el nombre de la aseguradora en nuestra página de internet, y revisa que todos los datos sean idénticos al registro de prestadores de servicios financieros que elaboramos en la sección de Atención a Usuarios

* Que el recibo de pago esté impreso en papel membretado y sellado por la aseguradora, tenga cédula del RFC, clave del agente, fechas de vigencia correctas, tus datos y los del vehículo.

* El importe del recibo debe coincidir con el monto de tu pago.

Copyright 2016 - Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF)
 Compartir  Versión para impresora  correo electronico
Calificaciones (0)
If you are a human, do not fill in this field.
Haz clic en las estrellas para calificar este artículo.
  

 

Comentarios